Los rayos del sol

Extracto de la Paneuritmia

Rebuscar la simplicidad del diamante

Ser simple, no es más que tener un pensamiento, un deseo. Mientras dejáis toda clase de pensamientos y deseos contradictorios pasearse en vosotros es el desorden, y no sabéis ni dónde estáis. Cuánta gente se lamenta: "Ya no se dónde estoy"! Lo que significa que han deseado y acumulado demasiadas cosas heteróclitas, y ahora están sumergidos en la complicación hasta el cuello. Tomad el ejemplo del diamante. Si el diamante es tan puro es porque no está mezclado, es puro carbono. Añadidle otro elemento y ya no será un diamante.

Los discípulos que lo quieren probar todo, tocarlo todo, experimentarlo todo, conocerlo todo, pierden el valor del diamante. No son más que piedras opacas. El verdadero discípulo debe dirigirse hacia un único objetivo, tener un solo ideal, un solo deseo, un solo alimento, simbólicamente hablando. Sólo en ese momento vivirá en la simplicidad y la luz.