Conocerse

La clarividencia del corazón

El hombre sólo obtiene la verdadera clarividencia cuando su corazón empieza a amar, pues la verdadera clarividencia, los verdaderos ojos se encuentran en el corazón; en el intelecto también pero más en el corazón. Cuando amáis a alguien, qué veis en él? Cosas que normalmente nadie ve. El amor abre los ojos. El hombre que ama a una mujer la encuentra semejante a una divinidad. Pero no le digáis que se equivoca. En apariencia es verdad, se equivoca. Pero si alguien parece exagerar las bellezas de aquel que ama, es porque lo ve tal y como Dios lo creó en su origen, o tal como será cuando volverá al seno del Eterno. No se ha comprendido aun el poder del amor que abre los ojos. Si alguien quiere volverse clarividente, tiene que comenzar por el amor. El corazón tiene que gritar como los ciegos del evangelio: "Ten piedad de nosotros, Señor!" Y, un día, la luz cósmica vendrá. Pedirá: "Qué queréis que haga por vosotros? -Que se abran nuestros ojos!- Bien." Y vuestros ojos se abrirán.