El pentagrama(Extracto de la Paneuritmia)

Por nuestras virtudes somos mensajeros de entidades celestiales

Si sentís en vosotros la bondad, la generosidad, el amor, no creáis que esto sea vuestra obra. Estas virtudes vienen de muy lejos y vosotros sólo sois un conductor, un transmisor de entidades del amor. Estas entidades os han escogido como mensajero porque habéis trabajado en ese sentido y poseéis los elementos necesarios, el estado conveniente para esa transmisión. Otra persona puede haber preparado su cerebro para volverse un mensajero de la sabiduría; entonces son entidades de la sabiduría que se manifiestan a través de ella para propagar la luz. Y lo mismo pasa con la voluntad, la pureza, la belleza, etc.

La naturaleza es fiel y verídica. Determina y clasifica a cada ser según su trabajo, su ideal, y cada uno se vuelve un médium para las entidades que sus aspiraciones han atraído.