Kaji mi ti istinata (Dime la verdad)

Dime la verdad que da la libertad a mi alma.

Sé consciente, ama, incansablemente siembra,

construye y en la vida dalo todo.

Esta verdad es conocer a Dios.

Amar, hacer todas las cosas con amor

Para comprender lo que es verdaderamente el amor, hay que darse cuenta de que no es un sentimiento, pues el sentimiento está obligatoriamente sujeto a variaciones, según se dirija a tal o cual persona. Es, pues, un estado de consciencia independiente de los seres y de las circunstancias.

Amar, no es tener un sentimiento por alguien, sino hacerlo todo por amor: hablar con amor, caminar con amor, comer con, respirar con amor, estudiar con amor. Es tener afinados todos los órganos, todas las células y todas las facultades para que vibren al unísono en la luz y en la paz. Entonces todas las manifestaciones de nuestro ser son impregnadas de ondas, de fluidos divinos. El amor es un estado de consciencia permanente. El día y la noche, el hombre que vive en este estado está preparado para hacerlo todo con alegría, y todo lo que hace es una melodía.