Bonito día (Extracto de la paneuritmia)

La verdadera felicidad, es la felicidad sin causas

Alguien dice: "Soy feliz porque..." Pues bien, el sólo hecho de que de una causa a su felicidad es la prueba de que no posee la verdadera felicidad. Ya que la verdadera felicidad es una felicidad sin causa. Sí, sois felices y no sabéis por qué. Encontráis que es maravilloso vivir, respirar, comer, hablar, y no sabéis por qué: no se os ha dado nada, ni un regalo, ni una herencia, ni una bonita mujer. Sois felices porque es algo que viene de arriba, un elemento espiritual que no depende ni de vosotros, como un agua que baja del cielo.

Para la mayoría de los humanos, la felicidad está unida a las posesiones, las casas, el dinero, las condecoraciones, la gloria, o bien a las mujeres y los niños. No, la verdadera felicidad no depende de ningún objeto, de ninguna posesión, viene de arriba, y os asombráis al descubrir en vosotros mismos, sin cesar, este estado de consciencia maravilloso. Os alegráis y no sabéis ni siquiera por qué. Eh aquí la verdadera felicidad.